El otro día escribí algo en Facebook que tuvo bastante repercusión.

Era la receta para hacer niños tiranos. Lo pongo aquí:

1. Una pizca de excusas para no decir “No” alto, claro y rotundo (no hace falta gritar, sólo creerte tu propio no).
2. Unos gramos de “falta de tiempo”
3. Un puñaíto de “es que yo antes de la ma/paternidad” hacia esto y ahora no quiero cambiarlo
4. Un pellizco de compras de regalos y juguetes inútiles.
5. Un poquito de “mi hijo es único en el mundo y tu no lo entiendes”
6. Y por último, mezclar todo con un poco de falta de normas y límites claros.
7. Y hornearlo con “falta de comunicación, por que total… no entienden nada”.

8. Y servirlo todo con nada de nada de responsabilidad. Por ejemplo, si se caen la culpa es del suelo 😩 o si pegan a un niño la culpa siempre será del otro. Eso es un gran toque final.

Si desde el principio mezclas estos ingredientes con esmero ¡enhorabuena! cocinarás y educarás un perfecto niño tirano, que tal vez cuando es pequeño no haya muchos problemas, pero recuerda que todos los niños crecen y acaban siendo adolescentes. Y si a los 2 años no le has dicho NO… imagina lo que ocurrirá a los 15…

(Por favor, nótese el tono irónico. ¡Gracias!)

 

Me sorprendió que la gente lo comentara y lo compartiera, pensaba que iba a pasar sin más… pero no, así que me pregunté por qué y creo que la respuesta es que todos, en algún momento, hemos conocido a algún niño de los que podíamos denominar tirano. No hablo de un niño que lucha por lo que quiere o tiene claros sus deseos. No, eso es otra cosa. Un niño tirano es especial, y lo que sorprende es el poder que tiene sobre sus familiares. 

 

 

Cuando son pequeños, de verdad que pueden resultar hasta graciosos. Pero con 15 años, un adolescente al que se le ha otorgado todo el poder de decisión y acción sobre sus actos, no resulta nada, nada, pero nada gracioso. Te lo prometo.

La adolescencia es un período al que le podemos temer más o menos, y puede que nuestro pequeño tesoro nos brinde una madurez maravillosa. Pero no nos engañemos, todos tememos el momento ¿verdad?

Sinceramente, poco puedes hacer. La adolescencia llegará sí o sí. Eso no podemos cambiarlo. Lo que sí podemos hacer es un trabajo previo de crianza y educación y para eso hay que empezar pronto, muy pronto.

No pretendas que si nunca has dicho que “NO” a tu hijo (por ejemplo, cuando se salta las normas de tu casa), cuando le digas que “NO puede salir con los amigos” a tu adolescente lo entienda y lo acepte de buen grado… Porque las bases, las raíces fallan…

La adolescencia es un periodo en momentos maravilloso y en momentos terrible, para ellos, para los adolescentes. Los padres debemos estar ahí y saber que siempre, siempre, siempre, hay luz al final del túnel.

Y tu ¿qué opinas? ¿Crees que los niños que son de pequeños tiranos serás futuros adolescentes más difíciles?

 

¡¡Comenta y comparte!! Gracias 

¡E-book gratuíto: "10 maneras de estimular a tu bebé en casa"

al suscribirte al Blog!

Además, conoce los cursos, talleres y conferencias de Piojitos & Bollitos. Psicopedagogía para padres cada semana.

 

¡Suscribete a la newsletter y además de recibir tu e-book gratuito, tendrás informacion y ofertas especial de los talleres y cursos de PSICOPEDAGOGÍA PARA PADRES (Rabietas, Celos entre hermanos, Sueño Infantil, Educación Emocional y un largo etcétera). 😃

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

campaña mailing by Mailrelay

¡Gracias! 😘 Ya te has suscrito. Mira en tu e-mail y consigue tu e-book gratis.