Ayer Bollito no se podía dormir.

Tenía miedo del fuego. Os aseguro que en mi casa no hay chimenea y nuestra cocina no es de gas, así que no entendía nada.

Les habían explicado en el cole que si oían la sirena de los bomberos tenían que salir al patio por que había un incendio. Es decir, les habían explicado qué hacer frente a un incendio por que le están preparando para los futuros simulacros del cole.

En la cabeza de un niño de 4 años eso sonó a que posiblemente hubiera fuego en el cole y eso era peligroso. El fuego siempre es peligroso pero con 4 años además es un elemento que no controlas, pues no sabes de donde viene. Así que tienes más miedo.

Así que profes tened cuidado con el tema de los simulacros. Son fundamentales. ¡Claro que sí! pero creo que hay que buscar la forma más didáctica y pedagógica para no asustar a los niños. Poneos en su lugar, mirad el mundo a través de sus ojos, por favor.

Porque debemos de tener en cuenta que un niño asustado no atenderá las normas de evacuación de un simulacro, por ello es necesario que no tengan miedo, que lo vean más como un juego o como una actividad más.

Los simulacros son fundamentales pero pensemos en los alumnos más pequeños, pongámonos en sus lugar,

Un abrazo,

Amaia

¡Ah! y si te gusta lo que lees ¡suscríbete!