La escuela infantil no es un espabila niños. 

No es un sitio para aparcar niños. 

No es un lugar donde dejamos llorar a los bebés. 

No es un la última elección de las familias para el cuidado de sus pequeños.

La Escuela Infantil es mucho más que todo eso y al fin y al cabo no es más que el lugar donde trabajan personas a las que nos encanta nuestro trabajo.

Llevo desde los 21 años trabajando en diferentes escuelas infantiles. He cambiado millones de pañales, he jugado, cantando y pintado miles de cosas. He tocado cientos de frentes y no me ha hecho falta termómetro para saber que el peque en cuestión, tenía fiebre. He cuidado, protegido y querido a cientos de niños y me acuerdo del nombre de casi todos, si no de todos.

Me he quedado horas extras sin cobrar por que un niño estaba malo y sólo quería estar conmigo hasta que llegaran sus padres.

He soportado insultos y amenazas de padres por razones que todavía no he entendido.

He trabajado cientos de horas en casa realizando decoraciones para las aulas.

He llegado a casa “oliendo raro” y es que olía a toallitas de diferentes modelos y eso, al final, es un olor raro.

He descubierto que las toallitas son un maravillosos limpia-paredes (eso sí, siempre que sea pintura plástica ¿eh? no me la líes)

He trabajado embarazada, tan embarazada que no podía levantarme del suelo (imagínate la escena… unas risas…)

He cobrado una miseria por estar en un aula con 28 niños de 2 años (ilegal, lo sé, pero no era mi escuela).

He trabajado sábados y no he cobrado nada por ello, ni días libres ni nada parecido. Y si decía algo, te amenazaban con despido porque “total… hay miles de niñas con Educación Infantil”. (Palabras textuales de “una gran jefa”)

He trabajado para personas que no sabían nada, pero absolutamente nada de educación y dirigían escuelas.

He cuidado a cientos de niños. He llorado en sus graduaciones. Me he emocionado con sus regalos al irse al “cole de mayores”.

Y aún así hay gente que piensa que sólo jugamos con plastilina y que somos un “espabila” niños. 

No, señores míos. Somos muchísimo más que eso… pero hasta que no estes en una aula con 14 niños de entre 1 y 2 años… jamás lo entenderás.

 

Y utilizando de nuevo las palabras del principio:

La escuela infantil no es un espabila niños. Los niños se “espabilan” solos (aunque no me gusta mucho esa palabra, la verdad).

No es un sitio para aparcar niños. Y si piensas eso, no sabes la labor pedagógica y educativa que se realiza en una Escuela Infantil.

No es un lugar donde dejamos llorar a los bebés. Sería muy duro dejar llorar a toooodos los bebés a la vez y a demás, somos humanos, nos duele cuando lloran.

No es un la última elección de las familias para el cuidado de sus pequeños. Una escuela Infantil es una gran alternativa.

Por favor, cuando veas una Escuela Infantil piensa que ahí dentro ocurren millones de cosas al día. Que las Escuelas son necesarias y que las personas que trabajan en ellas deben ser recogidas Al fin y al cabo, “solo” cuidamos, protegemos y educamos al futuro ¿no?.

 

Y Tu ¿has vivido la realidad de una Escuela Infantil?

 

 

¡E-book gratuíto: "10 maneras de estimular a tu bebé en casa"

al suscribirte al Blog!

Además, conoce los cursos, talleres y conferencias de Piojitos & Bollitos. Psicopedagogía para padres cada semana.

 

¡Suscribete a la newsletter y además de recibir tu e-book gratuito, tendrás informacion y ofertas especial de los talleres y cursos de PSICOPEDAGOGÍA PARA PADRES (Rabietas, Celos entre hermanos, Sueño Infantil, Educación Emocional y un largo etcétera). 😃

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

campaña mailing by Mailrelay

¡Gracias! 😘 Ya te has suscrito. Mira en tu e-mail y consigue tu e-book gratis.