No me fío de la gente que no se enfada.

No me fío de la gente que no cambia nunca de humor.

No me fío de las madres que siempre están felices en su maternidad.

No me fío de las familias que parecen sacadas de “La casa de la pradera”

Y no me fío porque yo soy muy feliz, pero no lo soy toooodo el rato y creo que ni yo ni nadie.

Ya lo dije en su momento, sinceramente no creo que quiera a mis hijos… Por ellos siento otra cosa que no puedo describir con palabras. Lo que siento por mis hijos es intenso, irracional, inexplicable.

Pero eso no quita, para que haya momentos, en que los quiera regalar o que me quiera ir de vacaciones sin ellos a las Islas Caimán. O que haya momentos que la maternidad se me haga muy, muy, muy cuesta arriba.

¿Implica eso que los vaya a regalar o que me vaya sin ellos de vacaciones o que me arrepienta de ser madre? NO. Lo único que implica eso es que soy humana. Y que a veces estoy cansada. Y que a veces las cosas no salen como me gustaría. Sólo implica eso.

Soy feliz siendo madre de Piojo y Bollito. ¿Soy feliz todo el rato? NO. Pero no lo cambiaría por nada del mundo,

¿Me hace eso peor madre? No. Simplemente hay momentos en los que las cosas son más difíciles.

¿Puedo hacer algo al respecto? ¡Claro! Yo y tu también. Preguntarme por qué algo no me gusta, pensar si se puede cambiar y hacerlo.

Ser madre no siempre es una fiesta de emociones positivas pero siempre podremos cambiar aquellos hábitos y pautas de comportamiento que no nos gusten.

Pensar, meditar y cambiar aspectos que no nos gustan siempre será positivo para todos: para ti como madre o padre y para tus hijos.

Siempre pregúntate “por que” haces algo y “para que”. Las respuestas a esas preguntas deben de ser sinceras, claras y concretas. Si no lo son, es el momento de cambiar.

Simplemente, si algo no te gusta: ¡cámbialo! No te pongas excusas.

¿Sabes de lo que sí me fío?

Me fio de las madres con cansadas.

Me fío de las madres con ojeras.

Me fío de las madres que a veces sueñan con dejarlo todo, ir aeropuerto y coger el primer avión que salga.

Me fio de las madres que a veces se desesperan, pero que no cambiarían a sus cachorros por nada.

De todas ellas, me fío.

Y tu, ¿has soñado alguna vez con coger el primer avión que salga hacia algún sitio? ¡¡Yo sí!!

Un abrazo,

Amaia.

 

¡E-book gratuíto: "10 maneras de estimular a tu bebé en casa"

al suscribirte al Blog!

Además, conoce los cursos, talleres y conferencias de Piojitos & Bollitos. Psicopedagogía para padres cada semana.

 

¡Suscribete a la newsletter y además de recibir tu e-book gratuito, tendrás informacion y ofertas especial de los talleres y cursos de PSICOPEDAGOGÍA PARA PADRES (Rabietas, Celos entre hermanos, Sueño Infantil, Educación Emocional y un largo etcétera). 😃

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

campaña mailing by Mailrelay

¡Gracias! 😘 Ya te has suscrito. Mira en tu e-mail y consigue tu e-book gratis.