Hay algunos niños que andan de puntillas. ¿Te habías fijado? ¿Lo hace el tuyo?

Si lo hace, de forma esporádica y sin ninguna patología añadida, no hay de qué preocuparse. Lo único que debes fijarte es si sabe andar con los pies bien plantados en el suelo. Si sabe andar de manera correcta, y las puntillas las usa de vez en cuando, en momentos o situaciones concretas no hay de qué preocuparse.

 

Pero ¿por qué hay niños con más tendencia que otros a andar de puntillas? o, mejor aún ¿en qué situaciones los niños son más tendentes a andar de puntillas? Ahora te lo explico.

 

Cuando somos mayores, no nos damos cuenta pero los pies son lo que nos conectan con la realidad, con la firmeza, con la tierra, con la Pachamama (Madre Tierra, para los Incas).

Por eso hay miles de artículos muy interesantes sobre la necesidad de que los niños anden descalzos; por que no es solo es positivo a nivel motor, sino que a nivel cognitivo les ayuda a enraizarse, les da seguridad, les ofrece un sostén desde el que impulsarse para seguir creciendo y madurando.

Plantar bien el pie en el suelo significa conectarse con las raíces de lo que somos; plantar el pie bien en el suelo nos da seguridad para seguir caminando; plantar el pie bien en el suelo nos ofrece la confianza necesaria para seguir avanzando…

Y, entonces ¿por que algunos niños andan de puntillas?

Por que su suelo, su seguridad, no está claro, es inestable, tienen miedo. ¿A que cuando tienes miedo andas de puntillas? En las películas se ve muy, muy bien,

Y, entonces ¿cuándo suele ocurrir esto? Cuando ha ocurrido algo en la vida del niño que a nivel emocional o no controla o no le gusta y/o no lo acepta.

Por ejemplo, ante el nacimiento de un hermano. Hay veces que pensamos que el “nuevo” hermano mayor lo lleva “muy bien”, pero es muy probable que esté andando de puntillas. porque su universo se tambalea, porque ya nada es tan seguro como antes… Porque el caos emocional de un nuevo hermano mayor hace que nada sea seguro…

Ante una mudanza o un cambio de escuela… Son momentos que pueden llegar a ser difíciles para los pequeños aunque creamos que “lo llevan bien”. Por que la creencia de que cuando son pequeños “no se enteran de nada”, es errónea. Puede que no sepan manifestarlo, puede que no sepan expresar como se sienten, pero cuando su vida cambia, cuando lo conocido torna a desconocido, ellos lo notan, lo saben y pueden no sentirse seguros y la consecuencia de eso es: andar de puntillas. 

Por ello, si ha pasado algo en la familia, en casa, en el colegio o cerca de tu hijo, y observas que anda de puntillas cada día y durante bastante tiempo: ve con él/ella. Necesita un ancla en el que apoyarse y no hay mejor ancla que una madre o un padre. Si tu hijo se siente inseguro (y por eso anda de puntillas) ofrécete como su sostén de seguridad. Te lo agradecería infinitamente, aunque no sepa decírtelo.

Cuando eres madre o padre de niños pequeños una de tus labores fundamentales es ofrecer seguridad frente al mundo desconocido, frente a los cambios… Y si tu hijo anda de puntillas, simplemente, te necesita.

¿Alguna vez tu hijo o hija a andado de puntillas? ¿Lo hace ahora y no sabes por qué puede ser? Recuerda que puedes concertar una Asesoría Online conmigo para tratar este y mucho temas. Escríbeme a amaia@piojitosybollitos.com.

Un saludo,

Amaia,
Psicopedagoga Infantil

 

 

 

 

 

 

 

¡E-book gratuíto: "10 maneras de estimular a tu bebé en casa"

al suscribirte al Blog!

Además, conoce los cursos, talleres y conferencias de Piojitos & Bollitos. Psicopedagogía para padres cada semana.

 

¡Suscribete a la newsletter y además de recibir tu e-book gratuito, tendrás informacion y ofertas especial de los talleres y cursos de PSICOPEDAGOGÍA PARA PADRES (Rabietas, Celos entre hermanos, Sueño Infantil, Educación Emocional y un largo etcétera). 😃

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

campaña mailing by Mailrelay

¡Gracias! 😘 Ya te has suscrito. Mira en tu e-mail y consigue tu e-book gratis.