La semana pasada tuve tutoría con la profesora de Piojo (7 años, 2º de Primaria).

Yo soy de esas madres que me gusta realizar una tutoría una vez al trimestre, para saber cosas, preguntar y conocer a mi hijo en otros aspectos. Ya que como siempre digo, los niños no se comportan de la misma manera en el colegio que en casa.

Y me parece importante saber como es Piojo cuando está en el cole. No para cambiar nada si no para saber simplemente como es y como está.

¿Te acuerdas que hace poco hablé del Apego en el aula? Si no leíste el post lo puedes leer aquí: El Apego en el Aula

Como madre y psicopedagoga y en edades como las de mis hijos, me parece fundamental conocer la relación emocional del mis hijos con sus profesoras. Es decir, ¿hay una relación de afecto? ¿de miedo? ¿de respeto? ¿de todo a la vez? ¿de nada?.

Es fundamental saber y conocer como visualizan los niños a sus profesores, por que, como bien entenderás, no es lo mismo sentir miedo hacia alguien que afecto, o sólo respeto o respeto y admiración.

No es lo mismo. Y además, de los sentimientos que tenga el niño se pueden conocer muchas cosas de la labor del profesor.

Consejo no pedido: huye de aquellos profesores a los que los alumnos les tienen única y exclusivamente “respeto” por que detrás, siempre hay algo de miedo y el miedo nos impide aprender. 

Bueno, en la tutoría iba todo bien. No me sorprendió lo que la profesora me contaba sobre Piojo. Hasta que me enseña uno de sus cuadernos en los que había un dictado:

Dictado realizado por Piojo

¿Ves algo raro? ¿No?

¿No te da la sensación de que la parte izquierda de la página está en blanco y que ha comenzado a escribir desde el centro hacia la derecha?

Vacío ¿lo ves?

Le pregunté a la profesora que había pasado ese día: ella había faltado por razones familiares.

¡¡Ahí tenía la respuesta!! Piojo la echaba de menos y la parte izquierda, la relacionada con el corazón, con las emociones, con el apego, estaba vacía. Su profesora no estaba y él la echaba de menos.

En ese momento, me emocioné. Piojo tenía un gran vínculo emocional con su profesora lo que haría que en clase se encontrara bien, agusto, querido, protegido. Podría aprende más o menos. Sacar más o menos nota. Pero lo importante es que él se sentía seguro con su profesora y con 7 años, yo no espero nada más.

Piojo va todos los días contento al colegio y ahora sé cual es una de las muchas razones que existen.

La relación emocional de los niños con sus maestros y profesores es fundamental pero no sé porqué no se le da la importancia necesaria.

Y tus peques ¿qué piensan emocionalmente de sus profesores? ¿Lo sabes? ¿No? Pues te animo a enterarte y así descubrirás el por qué de muchas cosas.

 

Un abrazo,

Amaia

¡Ah! Y si todavía no te has suscrito al boletín de Piojitos y Bollitos te animo a hacerlo.