Hace unos días te conté el confinamiento de Piojo, si no lo has leído, aquí lo tienes. Y ahora le toca el turno a Bollito.

Guille, alias Bollito, cumplió 7 años durante el confinamiento. Y es completamente diferente a su hermano, así que ha necesitado diferentes cosas durante estos meses en casa.

Al principio, le sorprendió quedarse en casa todos los días, pero estaba contento. Podía estar todo el rato con mamá y papá y podía jugar tirado en el suelo (que es la mejor forma de jugar) lo que quisiera.

Podía dormir más y, a la noche estaba cansado y dormía bien. Así que las primeras semanas fueron bien…

Pero todo se empezó a alargar, y Bollito echaba de menos el cole y a sus amigos. Los echaba muchísimo de menos y eso empezó a dejar huella en su comportamiento. Estaba más enfadado, mas irritable. 😡 ¿Solución? Pues era complicado, pero conozco muy bien al peque y sé que cuanto más enfadado esté más me necesita a su lado. Así que me convertí en una lapa. Si estaba dando el pecho a la peque (sí, tuve una hija durante el confinamiento) pues le decía que se pusiera a mi lado; si estaba cocinando, le decía que me ayudara; si había que poner la mesa lo hacíamos entre los dos… Éramos como el Duo Dinámico, pero sin chalecos rojos. 😂

Y poco a poco, todo fue mejor. Bollito no necesita tanto ejercicio y movimiento como su hermano mayor. Solo necesita saber que su madre siempre va a estar allí. Y necesita mucho contacto. Sobre todo, cuando las cosas no van bien. Necesita abrazos y besos. Necesita saber qué estamos a su lado, que estoy con él. Con Bollito eso siempre funciona. Y creo que siempre será así. 🤔

Así que, cómo verás he vivido dos confinamientos completamente diferentes con dos hijos completamente diferentes.🤯 ¿Qué he aprendido de todo esto? Pues que son y serán únicos. Que son y serán maravillosos. Y que son y serán tan diferentes que nunca, nunca me voy a aburrir con ellos. 😃

El confinamiento ha sido difícil en algunos momentos, pero estupendo en otros. Tiempo para ellos. Con todo lo bueno y todo lo malo de esa situación. Hemos aprendido mucho los unos de los otros, pero me he dado cuenta de que no ha habido grandes sorpresas. ¿Me explico? Piojo y Bollito han actuado tal y como pensaba que iban a hacerlo.

He de reconocer que sí me sorprendió lo bien que lo llevaron en algunos momentos en los que yo no podía más, pero hablando con amigos todos hemos dicho lo mismo: «Qué bien lo están llevando. Los niños son unos auténticos héroes». ¿Ves? Al final no lo hacemos tan mal aunque estemos llenos de dudas y miedos ¿verdad?

Un abrazo y espero que te haya gustado la historia del confinamiento de Piojo y Bollito.

Ya sabes, si te gusta ¡comparte!

Escríbeme si necesitas ayuda con la crianza o educación de tus hijos.

¡E-book gratuíto: "10 maneras de estimular a tu bebé en casa"

al suscribirte al Blog!

Además, conoce los cursos, talleres y conferencias de Piojitos & Bollitos. Psicopedagogía para padres cada semana.

 

¡Suscribete a la newsletter y además de recibir tu e-book gratuito, tendrás informacion y ofertas especial de los talleres y cursos de PSICOPEDAGOGÍA PARA PADRES (Rabietas, Celos entre hermanos, Sueño Infantil, Educación Emocional y un largo etcétera). 😃

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

campaña mailing by Mailrelay

¡Gracias! 😘 Ya te has suscrito. Mira en tu e-mail y consigue tu e-book gratis.