Seguro que has oído hablar de la famosa «mochila emocional» que todos cargamos. Otra metáfora que se suele usar es que todos tenemos un «cajón» lleno de pequeños «traumas emocionales»…



Sea mochila, cajón o lo que sea, lo que está claro es que todos tenemos una historia vivida y que actuamos, no sólo en función de cómo somos si no también en función de lo que hemos vivido, de la huella que ha dejado en nosotros lo vivido.

¿Y al ser padres también? ¡Sí! Y más que nunca. Cuando somos padres, sobre todo, primerizos, aparecen todas esas experiencias vividas y actuamos de un modo mucho más emocional que racional.

Por eso, a veces decimos que la maternidad o paternidad, nos ha pillado «en bragas». Siento utilizar esta expresión tan poco fina, pero explica muy bien a lo que me refiero. La maternidad nos desnuda (por fuera todo el día con la teta al aire y con un cuerpo que no parece el tuyo) y por dentro: aparecen, de repente, todas las emociones habidas y por haber y eso supone acordarte de cosas que pensabas olvidadas.

No obviemos que la memoria emocional es muy, muy potente. Y que la vivencia de una emoción nos lleva al pasado rápidamente.

Así que, si a los miedos propios de la maternidad, le sumamos el recuerdo de lo vivido anteriormente, pues al final acabamos hechas un lío…

Yo, por ejemplo, desde que nació mi hija, hace ahora 4 meses, me he acordado de mi abuela materna mucho mas que en los últimos 10 años. Y eso me ha hecho pensar en todo lo vivido con ella (lo bueno y no tan bueno) incluso me ha dado muchísimas pena que no pueda conocerla. Y a partir de esas emociones, surgen otras: recuerdos, experiencias, etc.

Lo que quiero decir con esto, es que es normal que tengas las emociones a flor de piel, y que te sientas desnuda con respecto a todo lo que sientas. La gente dirá que estas emotiva por el parto o que estás cansada y por eso te emocionas fácilmente… que digan lo que quieran, pero lo único que te pasa es que la maternidad nos pone en un estado emocional increíble y, lo mejor podemos hacer es aprender de ello… Vivir nuestras emociones de una manera sana y natural y aprender de toda la información que nos dan.

Emocionarse es sano, y aprender de esa emoción, además es útil. Te ayuda a conocerte más y mejor. Así que vive, siente y disfruta de nueva maternidad como nunca.

Tienes una mochila emocional ¡claro! pero que eso no te impida disfrutar de lo que vives ahora. No te quedes anclada en el pasado. Vive el presente. Aprende de lo vivido y disfruta el posible futuro.

Y si te dicen que lloras por el postparto, por el cansancio o por lo que sea, pues que lo digan Tú, simplemente, vive tus emociones, aprende de ellas y quiere bonito a tu bebé.

Un abrazo, Amaia

Escríbeme si necesitas ayuda con la crianza o educación de tus hijos.

¡E-book gratuíto: "10 maneras de estimular a tu bebé en casa"

al suscribirte al Blog!

Además, conoce los cursos, talleres y conferencias de Piojitos & Bollitos. Psicopedagogía para padres cada semana.

 

¡Suscribete a la newsletter y además de recibir tu e-book gratuito, tendrás informacion y ofertas especial de los talleres y cursos de PSICOPEDAGOGÍA PARA PADRES (Rabietas, Celos entre hermanos, Sueño Infantil, Educación Emocional y un largo etcétera). 😃

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

campaña mailing by Mailrelay

¡Gracias! 😘 Ya te has suscrito. Mira en tu e-mail y consigue tu e-book gratis.